Simeone

Sin duda, en esa evolución ha sumado un Stefano Pioli que, después de varios meses en la Fiorentina, ha dado con un sistema que le ha potenciado a través de los dos jugadores más capaces de generar ocasiones del equipo viola: Saponara y Chiesa. Pioli ha apostado por un 4-3-1-2 pero con funciones distintas para sus puntas -Chiesa y Gio-, con Saponara jugando en el vértice alto del rombo. De esta forma, el entrenador viola se ha garantizado dos jugadas que han acercado al gol a Gio Simeone, y le ha permitido encontrarlas, además, en los dos escenarios que mejor domina: el remate tras centro lateral y el pase al espacio.
Saponara es un jugador con muy buena lectura para moverse por delante de la línea de la pelota, y después tiene talento para conducir contras o meter el balón al hueco, donde Gio es activado en situaciones de transición. Chiesa, por su parte, es un atacante con mucha movilidad que disfruta recibiendo en las esquinas del área, donde su devastador cambio de ritmo produce centros que el delantero argentino aprovecha de forma constante. La principal duda es cómo encarará un salto a un escalón superior si no termina de corregir ese déficit técnico en controles, conducciones y pases, pero bien potenciado es un futbolista capaz de sumar muchos goles para su equipo.
En mi opinión, a día de hoy, se relaciona mucho mejor con los espacios que con la pelota. Representa una gran amenaza cuando tiene espacios y dentro del área siempre sabe buscarse el sitio para encontrar el remate.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Y me cuesta creer en una progresión suya con el balón a corto-medio plazo. De hecho, esto mismo le ha pasado factura a la propia Fiorentina durante este curso. No siempre -en un mismo encuentro- ha sido fácil llegar a él.
Lo digo sobre todo porque, y esto creo que es un hecho, salvo algún caso que se me escape que me podéis recordar, la evolución de un delantero en cuanto a ir subiendo hacia equipos más grandes, al final va encaminado a tu techo técnico creo. Es decir, o eres un auténtico fenomeno rematando y eres un goleador impresionante o al final, si quieres ir fichando por equipos de Champions, tienes que hacer cosas con balón. No te puedes quedar ‘quieto’. Y no sé si Gio Simeone es un auténtico fenómeno, al menos en ciernes, a la hora de rematar y de anotar, rollo Cavani, Luis Suárez (este tiene trampa porque produce muchísimo con sus movimientos aunque no sea sensible con el balón), etc…
Y tiene su lógica, porque las malas rachas -que llegan- luego parecen mucho más graves si su repertorio se “limita a ver portería”. De hecho, ahí está el caso de otro argentino, Mauro Icardi. También interviene poquito.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
e parece un delantero muy interesante. Hay un techo técnico que le va a limitar para según qué retos. Pero es que a nivel físico me parece una bestia. La intensidad con la que juegas los 90 minutos en ataque y defensa es bárbara, Si a esa intensidad y oxígeno, se le une su potencia en el choque, su vuelo y la explosividad en los primeros metros, se convierte en un jugador peligroso. La contrapartida es que es un jugador que necesita que le suministren balones para producir, porque su velocidad en los primeros metros no está acompañada por una zancada que le permita sostenerla en espacios más amplios, y como comentáis no es un jugador que tenga recursos técnicos para generarse excesivas ventajas por sí mismo fuera del área rival.