Esperando al 2 y al 3

Zinedine Zidane salió de Nicosia con una goleada a favor que tuvo a sus delanteros como protagonistas y al dibujo utilizado por el técnico francés como idea más destacable. Sin vértices en su mediocampo y dos bandas a pie natural, el Madrid buscó en la simetría la aparición de sus laterales, que más allá de la inspiración técnica, parecen en disposición de recuperar las zonas y los tiempos que los convirtieron en pilares del campeón de Europa de la temporada pasada. Entre la fragilidad de los chipriotas y la efectividad anhelada de los blancos se explicó la diferencia del marcador pero Zidane tocó teclas seguramente necesarias para seguir haciendo camino, sirvan o no en el futuro.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
A modo introductorio y recordatorio, debe apuntarse la importancia sabida que tuvieron Marcelo y Carvajal en un sistema que carecía de referencias en banda pero que no utilizaba a los laterales de ese modo. Cuando se dice en el fútbol actual que un sistema utiliza carrileros o deja toda la banda para los laterales normalmente son hombres fijos que dan amplitud, un rol que no era el que desarrollaban brasileño y madrileño, pues ambos aparecían, construían, profundizaban y llegaban. Algo extraño pero sostenido por su extraordinario nivel, de base y momentáneo, sumados, que ambos atesoraron. Eso se perdió en el inicio de esta temporada y al Madrid le costó mucho ser profundo y dominante.

La idea expuesta ayer por el conjunto merengue tendría sentido principalmente para recuperar el mejor nivel de dichas figuras. Al menos facilitarles determinadas tareas para coger confianza. Así, Zidane situó a Marco Asensio en izquierda y a Lucas Vázquez en derecha, con un comportamiento dispar, que favoreció y potenció la principal virtud de cada lateral. Para Marcelo, Asensio -también Cristiano por momentos- fijaba arriba y por fuera, lo que permitía al brasileño venir por dentro y buscar la asociación con el punta, mientras que Lucas jugó más liberado, viniendo en apoyo para conectar con Kroos, pivote izquierdo, girar al rival y abrir para la subida de Dani Carvajal, siempre perfecto en la incorporación y en el posterior toque.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El resultado no fue del todo satisfactorio porque Asensio continúa sin sumarse con un rol definido y la ausencia de dos centrocampistas reduce el techo de Marcelo en los encuentros, pero los movimientos de ambos laterales sí se parecieron a los que les definen por naturaleza. Jugaron arriba, jugaron cómo y dónde les gusta. Y eso puede, junto a la efectividad de los delanteros, recuperar un poco de toda la confianza pérdida en estos primeros meses de la temporada.

“El de ayer es uno de esos partidos bálsamo que nos regala la Champions y que te deja sacar la cabeza del agua y volver a tomar oxigeno. El potencial del rival deja algunas conclusiones en suspenso, pero creo que hay una sobre todo que debe hacer pensar y mucho a Zizu ,porque lo de sus laterales ya se sabe , si están bien y logran jugar en campo contrario el Madrid crece , pero Zizu tiene un problema.